Podemos ha irrumpido con fuerza en el parlamento andaluz. El miedo ha cambiado de bando. Estrenarse con 15 diputados, después de soportar una asquerosa e impúdica campaña, no está nada mal.

Estrenarse con 15 diputadxs, después de soportar una asquerosa e impúdica campaña orquestada desde el aparato de Estado, el aparato institucional andaluz, los grandes partidos PP y PSOE -que durante sus 32 años de gobierno ha creado inquebrantables redes de clientelismo- que disponen de ingentes recursos no sólo financieros, el poder financiero estatal y los lobbys europeos y el frente mediático, que también tenía sus candidatxs, no está nada mal.

Pepe Mejía

Kaos en la red

Existe una coincidencia casi unánime: el Partido Popular (PP) -que sostiene al gobierno en el Estado español- sigue en caída libre. El PP cae desde 50 a 33 escaños. Los conservadores han perdido en tres años medio millón de votos, es decir, uno de cada tres de los ganados en 2012 con Javier Arenas. El PP consigue sus peores resultados en 25 años. El PSOE a pesar de perder puntos y votos (160.000) consigue mantener sus 47 de escaños de 2012, muy lejos de la mayoría absoluta, y aguanta mejor el tirón de la crítica a su contribución al bipartidismo.
Todos pierden puntos: PP (-14 puntos), PSOE (-4 puntos), IU (-4,5 puntos), VOX (-0,8 puntos), UpyD (-1,4 puntos). Sólo Podemos (+7,7 puntos) y Ciudadanos (+7,5 puntos) crecen.
Podemos con sus 15 escaños y 590.000 votos y partiendo de cero consolida su posición de fuerza transformadora. Los resultados son el primer paso para el cambio y la transformación. Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, escribió en su cuenta de twitter: “Se hace camino al andar. Gracias Andalucía, gracias @TeresaRodr_ , gracias caminantes, por dar el primer paso. Seguimos”.
Algunos datos avalan estos resultados. Podemos ha ganado en la ciudad de Cádiz -que tiene una tasa de desempleo del 42%- con un 29% de los votos. En las pasadas elecciones europeas, Podemos obtuvo el 7,1% de los votos emitidos en Andalucía. En estas autonómicas, la lista de Teresa Rodríguez ha doblado ese porcentaje con casi el 15% de los sufragios.
Si observamos el mapa con los votos conseguidos por Podemos comprobamos que donde tenían organización han sacado una buena votación.
Estrenarse con 15 diputadxs, después de soportar una asquerosa e impúdica campaña orquestada desde el aparato de Estado, el aparato institucional andaluz, los grandes partidos PP y PSOE -que durante sus 32 años de gobierno ha creado inquebrantables redes de clientelismo- que disponen de ingentes recursos no sólo financieros, el poder financiero estatal y los lobbys europeos y el frente mediático, que también tenía sus candidatxs, no está nada mal.
El miedo ha cambiado de bando. Ya no será nada igual. El cambio es irremediable. Podemos ha irrumpido con fuerza en el parlamento andaluz. Claro que podía haber aspirado a más, pero como dice Iglesias, hemos empezado a caminar ¡y de qué modo!
Otra de las lecturas que se pueden extraer de estos comicios es que la candidatura de los poderes financieros se ha hecho presente.
Ciudadanos, avalado por el frente mediático comandado por el grupo Prisa ha conseguido “colocar” a los suyos con el objetivo de apuntalar al régimen caduco del 78. Al inusitado y rápido desmorone de los partidos del régimen: PP-PSOE que se inició en las pasadas elecciones europeas, el capital, el gran capital financiero tenía que buscar con urgencia un recambio creíble que estuviera dispuesto con nuevas formas y una leve pátina de credibilidad meterse en los entresijos, aparentar “oposición” al bipartidismo y ofrecerse como “bisagra” y un “cambio tranquilo” para gestionar “mejor” la crisis.
Pero en el fondo lo que han conseguido es meter en el escenario a un jugador que no cuestiona el sistema y apuesta decididamente por las políticas neoliberales. Ciudadanos es la apuesta del grupo Prisa que el pasado 15 de marzo postuló una coalición PSOE-Ciudadanos bajo el título: “La estabilidad de Andalucía pasa por un pacto PSOE-Ciudadanos”.
Pero no sólo el grupo Prisa está interesado en potenciar a Ciudadanos. Barclays, uno de los grandes bancos internacionales, apuesta públicamente por un acuerdo entre PSOE y Ciudadanos. Es el candidato natural de los centros financieros y la troika para seguir aplicando recetas neoliberales y austeridad.
En mi opinión, Ciudadanos ha recogido el voto de las clases medias, crece a la sombra del populismo de Podemos, no ocultan su ideología y Podemos ya no puede pillar ese espacio de “centro” que ya lo está ocupando Ciudadanos. La indignación tiene dos caras: la izquierda y la derecha.
Podemos tiene un problema: Ciudadanos. Está por ver si a más moderado el discurso de Podemos la ciudadanía se eche en brazos de Ciudadanos. A mayor transversalidad de Ciudadanos mayor centralidad, justo el objetivo de los estrategas de Podemos. Y si se confirma en próximos comicios la centralidad de Ciudadanos entonces tenemos que empezar hablar del techo de Podemos.
Podemos ha tomado nota. Todavía quedan muchos comicios. Después de Andalucía habrá elecciones autonómicas y municipales a finales de mayo. En septiembre se celebrarán elecciones en Cataluña y a finales de año se celebrarán las generales.
Todos los ojos están puestos sobre esta naciente formación. Sólo llevan más de un año y ya son tercera fuerza. No hay prisa pero hay que seguir caminando. Syriza inició su andadura en 2001 y sólo en enero de 2015 se quedó a dos escaños de conseguir la mayoría absoluta. Pero algunos lo quieren todo y ya, pero en la realidad hay más actores, no corremos solos y no será tan fácil.

Perdimos la batalla de la comunicación

Iniciativa debate

Paco Bello

Hay quien, desilusionado, puede decir ahora que “a los andaluces les va la marcha”. Al menos a gran parte de ellos. O decir que no han tenido suficiente castigo, ni paro, ni precariedad, siendo líderes en todo ello, y que parece que no han tenido bastante gobierno del PSOE con más de tres décadas ininterrumpidas. Se puede decir que Andalucía es especial, que está envejecida, que es “rural”, que tiene complejos. También se puede decir que poca altura de miras existe cuando el 70% de los votos acaban en manos de neoliberales (PSOE, Ciudadanos y PP). Se pueden decir muchas cosas. Pero si logramos apartar esas nubes que llegaron ayer para hacernos la vida más oscura, lo que hay que decir es que es todo un triunfo cercano al milagro que la socialdemocracia (en la práctica, matices al margen, Podemos e IU no pasan de ser eso) consiga hacerse con un 22% de los votos sin un mal medio de comunicación de izquierdas. Y hay que decir que esta batalla no se perdió ayer, que se perdió hace 40 años. Y que no es una cuestión de “andaluces”, ni de ningún gentilicio en particular.

Y ahora podemos seguir lamiéndonos las heridas, o podemos, como hace casi todo el mundo cuando llega desencantado a cierta edad, decir que este país no tiene solución, y hacernos un traje de lujo con nuestras convicciones. Y podemos, casi por despecho, como los románticos frente a un amor no correspondido, enterrarnos en el individualismo más egoísta.

La jugada, aunque no sea ninguna sorpresa, les ha salido perfecta, y el broche de la encuesta a pie de urna de Canal Susana ha sido épico (Maquiavelo era un aprendiz frente a esta gente). Y es verdad que hasta los menos optimistas esperábamos más. Pero ojalá (ahora) no perdamos de vista lo logrado. Es la primera vez desde la IIª República que en un feudo tan complejo como Andalucía, la izquierda consigue un 22% de los votos.

Y hay quien pueda considerar que con lo que se está viviendo en este país eso es muy poco. Pero esto es una lucha absolutamente desigual, y puede que nunca se gane, así que, si queremos tener alguna posibilidad, habrá que aprender a valorar los logros y, cuando estemos abatidos, doblar el esfuerzo. Ahora viene otra tanda de autonómicas, y en Madrid y Valencia los resultados no serán los de Andalucía. Y después veremos qué puede pasar en Cataluña, y más tarde en las generales. Y pase lo que pase habrá una nueva composición parlamentaria que, como mínimo, en el desequilibrio de los juegos de intereses, pueda mostrar con mayor crudeza si cabe las vergüenzas de la hegemonía. Aunque siempre hay que aspirar a más.

O podemos perder hasta la esperanza. Por eso creo que es recomendable recordar aquello de que la única lucha que se pierde es la que se abandona.

Hoy, si queremos, porque tenemos derecho, podemos abjurar hasta de nuestro reflejo. Pero solo hoy. Mañana habrá que recoger los pedazos y recomponer lo roto mejorando el original. No nos queda otra. Por eso estamos en esto.

Ana Isabel Cerro | Andaluces Diario | 25/03/2015

El movimiento se demuestra andando. En el equipo de la candidata andaluza de Podemos, Teresa Rodríguez, están orgullosos de haber hecho las cosas de una manera distinta a como suelen hacerla el resto de partidos.

Podemos ha explicado que la campaña electoral que ha desarrollado de cara a las elecciones del pasado domingo en Andalucía ha supuesto un ahorro de más 1,4 millones de euros a los andaluces ya que el importe que le correspondería a esta formación en función de los resultados es de 1.819.580 euros mientras que lo gastado han sido 410.000 euros, que será el dinero que perciba.

LA BANDERA DE LA AUSTERIDAD

Si las formaciones convencionales han sido tradicionalmente acusadas de funcionar como máquinas insaciables de gastar dinero público, Podemos parece empeñado en que su conducta esté guiada por la austeridad, si bien las circunstancias la obligan en buena medida a ello dado que su fuente principal de financiación son los propios militantes y simpatizantes. La formación que dirige Pablo Iglesias tiene entre sus principios rectores de funcionamiento no pedir créditos a los bancos.

En una nota de prensa, la formación ha detallado que de los algo más de 1,8 millones de euros que le corresponderían al partido, un millón sería para cubrir el gasto derivado del envío de propaganda electoral por correo y los restantes 819.580 euros por el número de votos y escaños conseguidos. Sin embargo, como la campaña de Podemos ha costado 410.000 euros, ese será el dinero que perciba la formación en forma de subvención por gastos electorales.

DINERO DEL PUEBLO Y PARA EL PUEBLO

Desde la formación que lidera Pablo Iglesias también han detallado que la campaña ha sido financiada íntegramente a través de aportaciones ciudadanas, a través del programa de microcréditos que lanzó la formación, y que repetirá en los próximos comicios electorales, y de las microdonaciones.

Mediante el primero, para el que Podemos contó con el apoyo técnico de la banca ética Fiare, la iniciativa obtuvo 400.000 euros, procedentes de unas 2.000 personas y con una aportación media de 200 euros, préstamos que devolverá en cuanto cobre la subvención.

Por otra parte, mediante crowdfunding, Podemos solicitó apoyo para el cierre de campaña en Dos Hermanas y para ello obtuvo unos 10.000 euros.

NACIDOS PARA ENDEUDARSE

Podemos ha destacado que este gasto electoral supone en torno a un 10 por ciento de lo que han gastado formaciones como el PSOE o el PP y ha denunciado públicamente que el sistema de financiación electoral “está diseñado para que los partidos se endeuden con los bancos para financiar sus campañas electorales”.

Esa situación es, según sus palabras, especialmente complicada para los nuevos partidos, “que no disponen de anticipos de la subvención para gastos electorales ni para realizar envíos de correo electoral.

El presupuesto de la campaña de Podemos puede consultarse aquí.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en podemos, Uncategorized, video y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s