PODEMOS sigue siendo el centro del debate político de este país y el referente de muchas formaciones y colectivos sociales en Europa

    Resulta casi agotador los continuados, envolventes y pertinaces ataques a esta nueva formación política. Casualmente coincide con el incremento exponencial de sus círculos y adhesiones militantes y el apoyo cada vez mayor en las encuestas.
     Una mayoría vienen, como por otra parte es lógico, de “la casta”, el grupo que ostenta el control del sistema privilegiado e injusto que Podemos intenta cambiar. Aquí se incluye el Gobierno actual y el partido que lo dirige, los poderes económicos que con el nombre de la crisis vienen estafando y empobreciendo a la inmensa mayoría de la población e incrementando de manera vergonzosa sus propios beneficios, y los elementos más reaccionarios de este país que siguen anclados en el franquismo y pelean a muerte contra los cambios sociales. Todos ellos tienen a su disposición los grandes medios “de manipulación masiva” con sus voceros y comentaristas “mercenarios” que de forma organizada y conjunta siguen las correspondientes consignas: primero las denuncias coléricas del radicalismo de ultraizquierdismo, luego de apoyo al terrorismo de ETA, de estar financiados por el Chavismo… Y cuando a pesar de ello, o quizás por ello, siguen subiendo en las encuestas cambian las instrucciones: tono amable , distendido y comprensivo para argumentar “razonadamente” a esos jóvenes impulsivos y con buenas intenciones que sus propuestas son “utópicas” e irrealizables; mientras “grandes especialistas en economía” (todos ellos ligados a los grandes bancos y entidades financieras que han provocado la crisis) advierten a la incauta ciudadanía del precipicio en que podemos hundir al país si nos dejamos llevar por “los cantos de sirena” y apoyamos las propuestas de estas “criaturas inexpertas”.

      En medio tienen apostados un ejercito de francotiradores para abatir con disparos de difamación a sus principales líderes: la corrupción de Iglesias y Monedero por realizar trabajos universitarios de asesoramiento a un gobierno y cobrarlos , la “explotación” a la que someten a los “trabajadores” de la TuerKa (aunque sean colaboradores de un proyecto voluntario sin lucro), la mentalidad antipolicial de Monedero que acusa a la policía de traficar con droga ( análisis y explicación universitaria de los argumentos que utilizaba ETA y su entorno en los años 80 para asesinar “camellos” y algunos policías que supuestamente pasaban la droga para alienar a la juventud), o la imperdonable insensatez de Pablo Iglesias que aparece en una foto en el coche con el móvil en la mano. Desde la misma frontera el PSOE ejerce dos tácticas aparentemente contradictorias: ataques furibundos de “populista” comparandolo con el neofascismo o neocomunismo (Felipe Gonzalez y Guerra) y comprensión y necesidad de acuerdos como “izquierda” para acabar con el PP, unico responsable.
    Del otro lado conocidos personajes de izquierdas critican la falta de ortodoxia izquierdista clásica y la “indefinición” sobre algunos temas. Alguno va más allá y lo define como derecha pura.
    Y por si fuera poco, dentro de los propios círculos, por aquello de ser asambleas abiertas y de la llegada mucha gente que ha sido cercana a otros partidos políticos, se producen discusiones sobre prejuicios y distintos aspectos “ideológicos”, que la “buena prensa” no tarda en airear e interpretar como premonición de rupturas internas.
    Pero a pesar de todo, y por todo ello, PODEMOS sigue siendo el centro del debate político de este país y el referente de muchas formaciones y colectivos sociales en Europa. Y creo que tiene el éxito asegurado siempre que se den estas condiciones:
  • Que se mantengan los principios claros con los que se presentó en sociedad: cambio del sistema económico, regeneración democrática, otros métodos y otras formas de hacer política con la participación de la gente.
  • Que la gente que les apoya y les tiene simpatía tengan el suficiente “sentido común” para anteponer sus intereses de inmensa mayoría de los demás aspectos o temas superficiales y las trampas de la “jauría mediática”.
  • Que la organización necesaria, que se resolverá de manera colectiva en los próximos meses, sea capaz de aunar la necesidad de mantener un discurso único claramente transformador con la participación de cada vez más personas.
     En cualquier caso, el “fenómeno Podemos” ya ha servido para remover la conciencia dormida de muchas personas, que empiezan a informarse más y mejor y a implicarse cada vez más en resolver su situación y la de sus familiares y vecinos. Y sobre todo está creando en la mayoría, frente a la sensación de impotencia individual, la “certeza” colectiva de que puesto que somos muchos más, actuando juntos, SE PUEDE.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en artículo, podemos, video y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s