¿Qué es el Frente Cívico? por Julio Anguita: “los hombres y mujeres del Frente Cívico aceptamos cualquier incorporación personal o colectiva que asuma los fines y los objetivos compartidos. A nadie le preguntamos de dónde viene sino a dónde quiere ir”

22M-Pancarta-del-Frente-Cívico-e-julio

JULIO ANGUITA GONZÁLEZ

Hace veinte meses que, desde Sabadell, se lanzara una convocatoria a la mayoría social de ciudadanos y ciudadanas que sufrían en sus personas o en las de seres queridos o allegados, las consecuencias de la política neoliberal que de manera creciente se ha venido aplicando en España desde las últimas décadas. Se partía de una apreciación que los seguidores de Marx hemos constatado ha tiempo: una cosa es el grupo social EN SÍ, es decir que existe porque participa de unas condiciones de vida comunes y similares y otra cosa es el grupo PARA SÍ o lo que es lo mismo, es el que tiene conciencia de su condición y además se apresta a luchar para cambiarla. El paso de una situación a otra es, desde siempre y teóricamente, la tarea de compromiso de las fuerzas políticas, sociales calificadas como de izquierdas. Nada nuevo, pues.

¿Por qué entonces organizar una tarea que se suponía tenía sus protagonistas asignados? Por dos razones. La primera es que estamos ante una situación de excepcionalidad grave; los mecanismos políticos e institucionales reglados y legitimados por las urnas son inanes ante el hecho más que evidente de que la Política ha sido transformada en la esclava del poder económico como en ninguna otra época ha sido. Hasta hoy esa realidad no había sido teorizada, defendida y aplicada sin ambages desde las fuerzas políticas del sistema. Y lo que es más grave, las divinas personas de la trinidad capitalista se han erigido casi universalmente en los valores dominantes y casi excluyentes para organizaciones sindicales y políticas que otrora combatían el sistema: el mercado, la competitividad y el crecimiento sostenido. Y a esa situación de excepcionalidad debemos añadir otro considerando: el hundimiento del entramado jurídico-político de la Transición. La corrupción atraviesa a los tres poderes del Estado y llega hasta las más altas magistraturas del mismo. El poder ejerce conculcando permanentemente su propia legalidad.

La segunda radica en la percepción de que la institucionalización y el devenir de las tareas políticas derivadas de ella se han erigido, con muy pocas excepciones, en el objetivo único de las organizaciones políticas. Debido a ello las movilizaciones con calendario fijo se han transformado en un rito por el que el éxito o el fracaso de las mismas se miden, casi exclusivamente, por el número de asistentes a los actos de protesta pero no existe proyecto de continuidad, perseverancia o estrategia. No obviemos tampoco la creciente deriva de determinados colectivos sindicales en apéndices del Estado.

Han pasado esos veinte meses y han quedado claras bastantes cosas.
En primer lugar que el Frente Cívico-Somos Mayoría no nació para competir electoralmente con ninguna fuerza política ni tampoco para rivalizar con ella en sus tareas y desarrollos organizativos. Hemos optado por escoger un terreno de acción fuera de la esfera de la actividad política reglada e institucionalizada. No nos oponemos a ella ni tampoco la despreciamos sino que simplemente cae fuera de nuestro campo de acción.

Los hombres y mujeres del PCE y/o de IU que trabajamos en el Frente Cívico no lo hacemos en nombre de esas siglas o como activistas de las mismas en un frente de trabajo como otro cualquiera. Nuestra acción (que en absoluto entra en contradicción con la militancia partidaria) se centra en otra dialéctica, en otro eje; es decir en la coyuntura devenida de la excepcionalidad. En el Frente Cívico la tradicional opción entre izquierda o derecha que ha estructurado los imaginarios colectivos de la sociedad se ha transformado en la elección entre los de arriba y los de abajo. Y si se quiere entre el poder económico, social, político y cultural y nuestra vocación permanente de configurar un contrapoder con capacidad de oponerse y superar en su momento a aquél.

Consecuencia de todo ello son las formas de organización, participación y funcionamiento ajenas a la militancia organizada en los colectivos políticos clásicos. No desdeñamos la organicidad sino que la entendemos de manera diferente. Debo confesar que ello ha traído problemas en los primeros momentos de nuestra existencia porque muchas personas que se acercaban a nosotros y a nosotras creyeron entender que construíamos una fuerza política de nuevo cuño o un movimiento en permanente asamblea consultiva.

Nuestro lenguaje, nuestros programas y nuestras propuestas viven de las necesidades más elementales y perentorias de los componentes de esa mayoría que aspiramos a que se transforme, por sí misma, en el contrapoder. Trabajo, protección social plena, vivienda, educación, salud, etc. son los objetivos por los que luchar desde ya sin más horizonte teórico, político o axiológico que la solemne Declaración de DDHH de la ONU o las propuestas y valores contenidos en la Carta de la Tierra. No ignoramos que el cumplimiento de esos objetivos y esas metas inciden en las contradicciones del sistema pero lo hacen, no desde el apriorismo ideológico y político sino desde la experiencia de la lucha concreta y cotidiana con su consecuente toma de conciencia.

En virtud de ello los hombres y mujeres del Frente Cívico aceptamos cualquier incorporación personal o colectiva que asuma los fines y los objetivos compartidos. A nadie le preguntamos de dónde viene sino a dónde quiere ir.

No pretendo con este escrito otra cosa que clarificar, explicitar y normalizar lo que somos y queremos seguir siendo. Nuestra vocación es la de permanente acción de búsqueda de consensos, acuerdos, sintonías y proyectos que incidan en la construcción de esa mayoría social capaz de generar el cambio de paradigma. En función de ello renunciamos a protagonismos, primeras filas o posados en las cabeceras de las fotografías mediáticas. Creemos que un trabajo como este conlleva una importante capacidad de renuncia a egos. Lo que importa es el objetivo.

He creído importante que en las páginas de la prensa oficial de mi partido aparezca una información que ayude a clarificar las dudas que hubiere. Desde mi pertenencia orgánica al PCE señalo solemnemente que el Frente Cívico es el trabajo al que dedico y dedicaré mis esfuerzos prioritarios. Las razones ya están dadas. Nadie elucubre con fantasías.

mundoobrero.es

Anuncios
Esta entrada fue publicada en artículo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Qué es el Frente Cívico? por Julio Anguita: “los hombres y mujeres del Frente Cívico aceptamos cualquier incorporación personal o colectiva que asuma los fines y los objetivos compartidos. A nadie le preguntamos de dónde viene sino a dónde quiere ir”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s