Acampada Dignidad de Córdoba: La recuperación del sentido solidario de la lucha

acampada-dignidad-cordoba

Por Rafael Juan Ruiz
Miembro de la ACAMPADA DIGNIDAD y del Frente Cívico “Somos Mayoría”

Más de un 26% de paro. El 100% de los contratos laborales firmados en el segundo trimestre de 2013 eran temporales y a tiempo parcial. En ese mismo período se perdieron, sin embargo, 50.400 empleos con contrato fijo. El paro bajo un 0,9% en ese trimestre, en el que empieza la temporada estival.

Estas cifras, que ocultan otras muchas más preocupantes que reflejan la crudeza de la realidad laboral en España (http://www.frentecivicosomosmayoria.es/el-paro-los-datos-en-profundidad-las-razones-de-la-desigualdad/) son, junto con la “tranquilidad” de la manipulada y manipulable prima de riesgo, la que ha hecho envalentonarse al Gobierno para decir que estamos tocando fondo y que lo que queda es mejorar. Esto, y el desahogo y desfachatez del que hacen gala cada vez que hablan.

Podemos hablar también de pensiones, privatizaciones, recortes de todo tipo, corrupción consentida por una justicia claramente manipulada por el poder, desigualdad de trato fiscal a favor de los más ricos, rescates a bancos en vez de a personas, desahucios que conllevan suicidios, desmantelamiento de todo tipo de industria, pérdida de la soberanía en todas las materias. Y un dato que, mientras no se solucione, hace inviable cualquier tipo de mejora en las materias mencionadas: el cambio constitucional de agosto de 2011, aprobado por PP y PSOE (aún estaba Zapatero de Presidente), supone que cada día estemos pagando más de cien millones de euros sólo de intereses de deuda. Una deuda que se estima que, en prácticamente la mitad, es ilegítima, es decir, no revierte en el beneficio general de la población. Esa deuda ilegítima no se puede ni se debe pagar.

El Frente Cívico “Somos Mayoría” viene trabajando desde el mes de junio en Córdoba en una propuesta compartida con muchos colectivos y ciudadanos/as para decir basta de una vez por todas de una manera clara, potente y cargada de razones y alternativas a lo que nos imponen. A nivel estatal, hemos sido los impulsores de la idea de las marchas a Madrid, que, tras la organización en todo el Estado de un otoño e invierno realmente calientes, se llevarán a cabo para llegar a Madrid, en columnas desde toda la geografía ibérica, el 22 de marzo de 2014. Nuestra idea y apuesta eran haberlas organizado para noviembre, pero la decisión colectiva las llevó marzo.

En Córdoba, tras un verano de Asambleas Ciudadanas y de reuniones de trabajo, empezaremos el viernes 4 de octubre la ACAMPADA DIGNIDAD (http://www.acampadadignidadcordoba.org) Será a la finalización de la manifestación (http://www.acampadadignidadcordoba.org/?q=blog/manifestaci%C3%B3n-contra-el-recorte-de-pensiones) contra los recortes de las pensiones que el gobierno tiene en proceso parlamentario y que van a suponer, en la práctica, el desmantelamiento del sistema público que actualmente teníamos, y que ya mostraba fuertes y profundas carencias, sobre todo gracias a los acuerdos de gobiernos anteriores con CC.OO. y U.G.T., como el del retraso de la edad de jubilación. Sindicatos, por cierto, a los que aún se les espera para saber qué tienen pensado hacer, aparte de esperar a que los llamen a negociar, ante el salvaje atentado contra la dignidad de los más mayores (los de ahora y, sobre todo, los del futuro próximo) y los que han sufrido alguna enfermedad o accidente.

La ACAMPADA DIGNIDAD no es una idea originaria de Córdoba. Ya en Extremadura, con el trabajo de muchísima gente, entre ella nuestro compañero del Frente Cívico Manolo Cañada, se desarrolló otra el año pasado, en el que se consiguió que los parados y paradas de Extremadura tomaran conciencia de su papel determinante a la hora de poder revertir la situación. Además, su lucha por una Renta Básica supuso que el Gobierno del PP de Extremadura tuviera que aprobar una ley al respecto que, lejos de lo que los compañeros y compañeras de la Acampada Dignidad de Extremadura exigían, sí que ha supuesto la introducción de algo que no existía allí, y el que un puñado de personas, escaso en número y en prestación, estén percibiendo algo para paliar mínimamente sus situaciones de vida extremas.

Los objetivos de la ACAMPADA DIGNIDAD son muy claros:

Empoderar a aquellas personas que están siendo víctimas, en un sentido u otro, de esta estafa capitalista que vivimos. Mediante la información, las acciones y ejemplos palmarios, queremos demostrar que hay soluciones.

Demostrar a la sociedad en general que la frustración y la indignación existentes, tienen vías de escape más allá de las conversaciones familiares, amigos o de bar. Toda persona que quiera, va a ver que hay otras muchas buscando salidas.

Demostrar a los capitales (bancos, multinacionales, clases privilegiadas) que estamos en pie de guerra. Creemos que hay que decirlo claro, aunque suene tremendista: estamos en guerra. Tenemos enfrente un ejército que usa a los representantes surgidos de las urnas para diseñar las leyes a su gusto para eliminar el estado como tal, apropiarse de la riqueza generada por las personas a través de su trabajo y acopiarse de todo el pastel a costa de la miseria y la muerte, sin importarle absolutamente nada. Y, ante eso, tenemos que formar un ejército pacífico pero firme, que lo único que reivindica es poder vivir dignamente y en paz.

Dar salidas puntuales, no caritativas, a personas en paro o que no pueden comer. La ACAMPADA DIGNIDAD ayudará, en la medida de nuestras posibilidades, a todo aquel que acuda a nosotros/as con la intención de revertir su situación.

Nuestras acciones acabarán cuando hayamos conseguido nuestros objetivos. Pero iremos moviéndonos por los barrios de Córdoba, para llegar a la mayor parte de la gente. Y esperamos que podamos extendernos a la provincia.

Las gentes que componemos la ACAMPADA DIGNIDAD somos eso, gente común y normal, que ha dicho ¡basta! Que no podemos consentir que nos estén dejando en la miseria y que nuestros hijos e hijas tengan un futuro nulo. Que lo que estamos pidiendo es tan solo lo que dice la solemne Declaración de Derechos Humanos de la ONU, e incluso lo que contempla una Constitución que a algunos y algunas no nos gusta, pero que ampara garantías que nos niegan sin pudor. Que estamos retrocediendo cientos de años en tan solo unas decenas, y que, a poco que sigamos quietos, volveremos a situaciones feudales que creíamos imposibles de volver a vivir.

Sin siglas (aunque hay colectivos que estamos trabajando mucho y bien), sin electoralismos, abiertas y abiertos a toda persona que quiera compartir solidaridad, apoyo mutuo, lucha y dignidad, esperamos a las gentes de Córdoba a partir del 4 de octubre. Empezamos en el Sector Sur. Ya tendréis noticias nuestras.

larepublica.es

Anuncios
Esta entrada fue publicada en acampada, comunicado, convocatoria, marcha y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s